El esguince de tobillo

Los esguinces de tobillo normalmente son traumáticos, causados por una torcedura, aunque en algunas ocasiones no existe torcedura, pero se produce también un esguince en el tobillo, por estrés de los ligamentos peroneo-astragalinos, por un mal apoyo de manera continuada, por lo que cada caso es diferente y hay que estudiarlo y, sobre todo, con personalización de cada uno de los tratamientos.

Generalmente, los esguinces de tobillo suelen tener lugar en el ligamento peroneo-astragalino anterior, es decir, la cara externa de nuestra articulación del tobillo. Existen tres grados de lesión:

Esguince de Grado 1

Distensión del ligamento sin rotura, produciéndose edema y dolor, subluxación de la articulación leve, pero sin imposibilidad funcional.

Esguince de Grado 2

Rotura parcial de los ligamentos que estén afectados. Se produce subluxación de la articulación moderada, edema importante, hematoma por rotura de vasos e imposibilidad funcional moderada.

Esguince de Grado 3

Rotura completa de uno o varios ligamentos del tobillo. A veces, se produce una luxación completa del tobillo o subluxación importante de la articulación e imposibilidad funcional completa. El dolor es menor, ya que hay rotura de nervios y tejido conectivo, el cual informa del dolor al sistema nervioso central; por lo que hay que inmovilizar y estabilizar de forma inmediata para evitar que haya más daño en otras estructuras.

Lo más importante a la hora de tratar un esguince de tobillo es saber tratarlo como una globalidad, ya que no solo afecta al tobillo, sino a todo el cuerpo, ya que se produce en la estructura de apoyo, es decir, en los pies. Estos son como los cimientos de una casa, si se ven afectados, podría verse afectado el resto del cuerpo.

Frecuentemente ocurre que se tienen esguinces y estos están mal curados lo que puede provocar daños en articulaciones colindantes por mal apoyo y reparto de la carga como en rodillas y cadera, incluso producir lumbalgias de repetición, o problemas cervicales recidivantes.

El tratamiento debe empezarse desde el primer día y desde el minuto uno en la gran mayoría de los casos, siempre que se haya descartado la fractura. 

La realización de pruebas diagnósticas como es una radiografía o ecografía son cruciales para realizar un buen diagnóstico, pronóstico y tratamiento de la lesión.

Ejercicios y terapias para realizar en casa

Es muy recomendable que se realicen baños de contraste de agua caliente y agua fría a partir de las 48 horas de la realización del esguince.

Por eso, es recomendable inmovilizar la zona en los grados 1 y 2 con vendas especiales que estabilizan la articulación, pero permiten este tipo de terapias desde el principio.

Cuando el fisioterapeuta lo indique, se puede empezar a hacer ejercicios de movilidad articular sin carga y progresivamente con carga.

Por ejemplo:

  • Tumbados y con los pies estirados, mover el tobillo arriba o abajo y hacia los lados, haciendo diagonales. También se puede probar a dibujar las letras del abecedario.
  • De pie caminar primero sobre las puntas y después sobre los talones. A continuación, realizar el mismo recorrido con la parte interna y externa del pie.
  • Con los pies separados a la anchura de la cadera, saltar cayendo primero en la planta del pie, después en la parte delantera y por último en la parte trasera.

Estos ejercicios son bajo la supervisión de un fisioterapeuta y se hacen pautados para cada caso de forma personalizada y progresiva.

Agravantes en los esguinces de tobillo

Hay patologías que pueden enmascarar un esguince de tobillo, ya que el diagnóstico de este es bastante más sencillo que una fisura, fractura por estrés, fractura por arrancamiento o fracturas trabeculares. Por eso, el diagnostico con ecografía, radiografía o incluso de resonancia magnética son claves para que la recuperación sea perfecta y no quede ninguna secuela.

La inestabilidad crónica de esta articulación suele ser un agravante del esguince y se puede tratar con una buena terapia de ejercicio activo acudiendo a un fisioterapeuta, con el que se realizarán ejercicios específicos para evitar esta patología y, sobre todo, recaídas.

Esguince de tobillo o problema global estructural

El tobillo es una articulación de carga, por lo tanto, es esencial para el movimiento y equilibrio. En la deambulación y al realizar ejercicio físico, su tarea es imprescindible para la absorción del impacto y la correcta realización del movimiento, por eso, su importancia cuando se lesiona, ya que afecta a todo el cuerpo.

El tratamiento debe ser inmediatamente para empezar con la recuperación lo antes posible.

Hay que valorar cada caso y ver si existen posibles daños colaterales que se hayan podido producir en la lesión, saber valorar todos los tejidos blandos colindantes y valorar la posibilidad de realizar una plantilla en casos crónicos de mal apoyo continuado.

En el Centro Sanitario de Sonoclinic nos preocupamos por la salud y bienestar de nuestros pacientes, y es por eso contamos con todos los medios necesarios para ofrecer los mejores tratamientos de fisioterapia, proporcionados por un equipo de profesionales altamente cualificados.

Deja un comentario

Centro Sanitario Sonoclinic es un centro multidisciplinar, donde especialistas en diferentes ramas y terapias tratarán sus dolencias.

¿Dónde estamos?

91 007 53 35

Calle Ronda del Saliente, 16
Torrejón de Ardoz. Madrid

logo parking

1 hora GRATIS
PLAZA MAYOR

Centro Sanitario Sonoclinic © Todos los derechos reservados