Consejos para mantener una dieta saludable en periodos de baja actividad

Poco a poco nos vamos dando cuenta de que, durante la cuarentena que estamos realizando para tratar de frenar la pandemia ocasionada por el Covid-19 (coronavirus), el gasto energético diario de nuestros cuerpos ha disminuido considerablemente. Por lo general tendemos a tener menos momentos en los que nos asalta la sensación de hambre, pero es debido a que quemamos muchas menos calorías, lo que quiere decir que la energía obtenida en cada ingesta nos durará más tiempo y necesitaremos reducir las cantidades. Por ello, debemos cuidar más que nunca nuestra alimentación para no terminar el periodo de confinamiento con unos kilos extra y la salud deteriorada.

Lo primero en lo que hemos de hacer hincapié es en concienciarnos de no comer más de la cuenta. Aunque antes hemos señalado que tendremos menos apetito, el aburrimiento y la ansiedad generados por el encierro son capaces de conducirnos en más de una ocasión a la despensa. Mentalizarnos de ser fuertes en este aspecto, y no obedecer a ese impulso, es fundamental para construir unas bases sólidas para seguir una alimentación adecuada.

Si hemos dominado el primer punto, ya estamos preparados para adaptar nuestra dieta a las exigencias del periodo de cuarentena. Las frutas, verduras, legumbres y hortalizas contarán con una presencia importante, puesto que nos aportarán muchos de los nutrientes que necesitamos para mantenernos sanos sin disparar el aporte calórico por las nubes.

Las principales fuentes de hidratos de carbono, como son el arroz, la pasta, el pan o los cereales, es primordial que las consumamos en sus versiones integrales. Se digieren más fácilmente y nos aportarán una buena cantidad de energía.

Uno de los alimentos que da más juego en cualquier situación, y que conforma una fuente de proteínas sensacional, es el huevo. Con el podemos elaborar muchas recetas y es realmente nutritivo. Si lo acompañamos de carne o pescado previamente congelados, obtendremos alternativas muy saludables y completas.

Teniendo en cuenta que nuestras escapadas al supermercado serán las justas y necesarias, las conservas, en pequeñas dosis, son un recurso bastante aceptable para cenar algún que otro día. En este caso nos fijaremos en que no lleven una cantidad excesiva de sal.

Finalmente, deberemos tener claro que hay una serie de alimentos que no pueden entrar en una alimentación de cuarentena. Es el caso de los alimentos ultraprocesados, la bollería, o los típicos aperitivos basados en patatas fritas y otros snacks. El exceso de grasas saturadas, sal y azúcares que contienen pueden mandar al traste fácilmente todo lo que hayamos hecho bien previamente.

Deja un comentario

Centro Sanitario Sonoclinic es un centro multidisciplinar, donde especialistas en diferentes ramas y terapias tratarán sus dolencias.

¿Dónde estamos?

91 007 53 35

Calle Ronda del Saliente, 16
Torrejón de Ardoz. Madrid

logo parking

1 hora GRATIS
PLAZA MAYOR

Centro Sanitario Sonoclinic © Todos los derechos reservados

Abrir chat